Óscar Olvera: “Cienciano es lo mejor que me ha pasado”

noticia

|

11 meses

Compartir
Vistas: 5432

‘El ‘Chavo’ se emocionó hasta las lágrimas al recordar sus mejores momentos en el cuadro imperial.

Óscar ‘Chavo’ Olvera, recordado futbolista mexicano que jugó en el club imperial desde 1999 hasta 2002, fue el invitado especial en Cienciano Leyendas. Campeón del Clausura 2001, el exvolante azteca recordó los mejores momentos vividos en Cusco, emocionándose hasta las lágrimas al evocar los años que estuvo en el ‘Papá’.

¿Qué significa para ti Cienciano?
Es lo mejor que me pudo haber pasado, porque estuve presente cuando se consiguió el primer campeonato de su historia profesional, que me sirvió para volver a México, que era un sueño que también tenía pendiente.

¿Cómo llegaste al club?
Yo pertenecía al equipo de Puebla de México. Hice divisiones menores ahí y el profesor Carlos Daniel Jurado me conoció jugando algunos partidos amistosos. Luego, él fue elegido para dirigir a Cienciano y me ofreció llevarme a Cusco. Yo acepté inmediatamente porque quería jugar fútbol de manera profesional.

¿Cómo fue tu adaptación a la ciudad de Cusco?
Fui difícil porque era una ciudad que no conocía, pero tenía ese deseo de hacerme un nombre en el Perú. También sentí la obligación de mostrar cosas diferentes en mi condición de extranjero. Gracias a Dios, me recibieron bien y me hicieron sentir parte de su familia, desde un primer momento.

Tu aporte fue importante para que el club sea campeón del Torneo Clausura 2001 sin duda, el título que más se recuerda de Cienciano siempre será la Copa Sudamericana, pero el equipo dio un gran paso en el 2001 con el título del Clausura, que sirvió para que juegue por primera vez una Copa Libertadores y se dé a conocer a nivel internacional. Ese Clausura también fue muy importante para que muchos jugadores quieran fichar por el equipo, porque antes de eso, muchos no querían venir.

¿Cuál crees que fue el partido clave para lograr ese título del Clausura 2001?
Nombrar uno es complicado; podría ser el de la final que ganamos en Arequipa, pero también está el partido ante Aurich en Chiclayo, que empatamos con gol de (Carlos) Cumapa y que sirvió para jugar esa definición ante Estudiantes de Medicina. O podría mencionar el que ganamos en Cerro de Pasco con gol mío, en una plaza muy difícil. Creo que la clave principal, fue el grupo unido que teníamos, liderados por el profesor Jurado.

¿Cómo fue tu relación con el profesor Jurado?
Muy buena. Él y su esposa me trataron de la mejor manera, al punto que cuando les presenté a mi familia, dije que fueron como mis padres, porque me ayudaron mucho cuando llegué a Cusco. Fueron muy importantes para que yo pueda estar bien y enfocarme a la práctica del fútbol.

Volviendo a aquel Clausura, ¿Cómo celebraste ese título?
Cuando el árbitro pitó el final, me fui a llorar al camarín. No lo celebré como debía porque fue un momento de mucha nostalgia. Mi familia no estaba ahí y se me vinieron muchos momentos duros que pasé para poder lograr ese título. Después, cuando los demás jugadores ingresaron al camarín, celebramos todos juntos.

¿Te hubiera gustado quedarte en Cienciano en el 2003 para la Copa Sudamericana?
Definitivamente, pero tenía también ese sueño de jugar en México. Era una deuda pendiente que quería cumplir y gracias a Dios se hizo realidad. Yo hablé con Juvenal Silva en ese momento y le dije que solo me iría si es que me llegaba una oferta de mi país y así fue.

¿Sigues a Cienciano en la actualidad?
No lo sigo tan de cerca como quisiera por motivos de trabajo, pero sí estoy al pendiente de lo que le pasa. Sé que este 2022 va a volver a la Copa Sudamericana después de muchos años y le deseo el mayor de los éxitos a los jugadores.

¿Qué mensaje le darías a los hinchas de Cienciano?
Les agradezco mucho, porque hasta la fecha me recuerdan y me mandan mensajes de cariño. Siempre los tengo presentes y espero algún día volver a Cusco y reencontrarme con ellos.

Compartir

AUSPICIADORES OFICIALES