Ernesto Zapata: “Estoy eternamente agradecido con la gente cusqueña”

Sin categoría

|

2 semanas

Compartir
Vistas: 5903

*El ‘Colo’ fue el primer invitado del nuevo programa Cienciano Leyendas.

Cienciano Leyendas se estrenó a lo grande por los canales de Facebook y YouTube del club imperial, teniendo como primer invitado al histórico delantero uruguayo Ernesto ‘Colo’ Zapata, autor del gol del título del Torneo Clausura 2001 y parte del plantel campeón de la Copa Sudamericana 2003.

¿Qué se siente ser recordado como la dupla de los locos, junto a Mauricio Martínez?
Son momentos muy lindos. Más que nada fue Mauricio el loco del equipo. Él trajo esa moda de pintarse el cabello, de las celebraciones con dedicatorias, de jugar con zapatillas de distintos colores, entre otras cosas. Y yo era uno de sus mejores amigos. Entonces me convenció para hacer juntos todas estas locuras. “Vamos a empezar a marketear al equipo. El club tiene que crecer”, me decía y poco a poco nos fuimos contagiando de su entusiasmo.

¿Cómo era el camarín de Cienciano en el 2001?
He pasado por muchos equipos durante mi carrera y te puedo decir que el de Cienciano fue el mejor que tuve. Éramos un grupo muy maduro y los más jóvenes sabían escuchar nuestros consejos. Y teníamos al profesor (Carlos Daniel) Jurado, que era un gran líder dentro del equipo. Todos tuvimos que ver con el título del Clausura (de 2001), pasando por el cuerpo médico, los que hacían mantenimiento de la cancha, los recogebolas, los hinchas, etc. Todos fuimos importantes para obtener ese logro.

Cuéntanos una anécdota del momento del gol que le anotaste a Estudiantes de Medicina
A mí me marcaba el argentino (Carlos) Barrionuevo, que era el más alto del equipo. Y entonces ‘Chiquito’ Flores le pidió a ‘Panaderito’ Díaz que soltara su marca y que me marque a mí también. Entonces yo le grité: “Chiquito, si quieres dile a todo el equipo que me marque, igual te voy a hacer el gol”. Y es que en la cancha nos decíamos de todo. Y justo se cobra el córner, cabeceo y el portero se quedó parado.

Había, además, mucha adrenalina porque era una final
Todos los jugadores teníamos la adrenalina al máximo. Yo no me canso de decir que estoy eternamente agradecido con la gente cusqueña. Me han hecho sentir como en casa y la adrenalina estaba al tope, porque no queríamos fallar a toda la gente que nos apoyó en toda esa campaña. Lo más emocionante fue escuchar el pitazo final y ver que el ‘profe’ Jurado se acercó corriendo hacia nosotros y nos abrazamos fuertemente. No se ve mucho en estos tiempos, que exista ese tipo de contacto entre el jugador y el entrenador.

Ese título sirvió para que Cienciano juegue la Copa Libertadores al año siguiente por primera vez en su historia. Cómo olvidar ese gol que le anotaste a Gremio
Fue un momento muy lindo para todos. También fue mi primera experiencia en una Libertadores y creo que el sueño de todo futbolista es jugar torneos internacionales. Hicimos una buena campaña. Después de muchos años, un club peruano clasificó a la siguiente ronda de ese certamen.

Y también fuiste parte del plantel que logró el título de la Copa Sudamericana 2003

Es lo mejor que le puede pasar a un futbolista. A partir de ese título, Cienciano pasó a ser un equipo grande en el Perú y no porque yo lo diga. En Uruguay hablo de fútbol y cuando tocamos en tema de Perú, la gente menciona a Cienciano. En esa Sudamericana, yo juego ante Alianza Lima y luego el profesor Freddy Ternero decidió separarme del equipo porque quiso llevar a un delantero de otras características. Es así como yo salgo y entra en mi reemplazo Abel Lobatón.
Di lo mejor de mí en el club y acepté la decisión del entrenador. Al final, los hechos le terminaron dando la razón porque el equipo obtuvo el título y, pese a que yo no jugué el resto de partidos, también me siento campeón. Alenté desde mi casa al equipo, grité los goles, di la vuelta olímpica alrededor de mi cama, me alegré por mis amigos, por la institución y también por Freddy, porque nunca le guardé ningún tipo de rencor.

Pese a todo, el cariño y el agradecimiento de la gente se mantiene hasta el día de hoy
Sí, eso es lo más importante. Yo recuerdo que siempre desayunaba en el mercado de Wanchac, tenía mis caseritas allá y me trataban de la mejor manera. A mí me gustaba que la gente se me acerque, que se tomen fotos conmigo. A veces a mis hijas menores les molestaba eso, pero yo me sentía muy feliz.

¿Qué opinas del actual plantel que disputará la Copa Sudamericana después de 13 años?
Va a ser una linda experiencia para ellos. Creo que, si el profesor Ameli sabe manejar el grupo, los resultados van a ser buenos. De local deben ganar todo y si el fixture es accesible se pueden robar puntos afuera. Con eso, el club puede asegurar llegar a las instancias finales y podría hacer historia.

Compartir

AUSPICIADORES OFICIALES