Antonio Alzamendi recordó su época como entrenador de Cienciano y dejó un mensaje de aliento al plantel

Compartir
Vistas: 870

*Exentrenador imperial contó cómo fue su paso por el Papá de América.

Hablar de Antonio Alzamendi es referirse a una persona que dedicó su vida entera al mundo del fútbol y que dejó huella en su etapa de jugador, desde su natal Uruguay, consagrándose campeón del mundo con el River Plate, pasando además por clubes importantes de la Liga de Argentina, España, México y vistiendo las sedas de la selección uruguaya.

Alzamendi también es recordado en su etapa como Director Técnico, siendo considerado una leyenda en Cienciano, club que le brindó su primera experiencia internacional al mando de un equipo.

Experiencia que el popular “Hormiga”, recuerda con nostalgia debido a lo difícil que fue adaptarse a la altura en primera instancia, pero valorando el hecho que logró superarlo de la mejor manera, gracias al cariño incondicional de la gente y la familia que encontró en un club, que a la postre sería el único equipo peruano en contar con dos títulos a nivel internacional.

“Yo me encontraba dirigiendo al Club Central en Uruguay cuando me fueron a buscar dirigentes de ese entonces y decidí aceptar la propuesta, no sin antes escuchar los consejos de técnicos amigos que me decían que cuando un entrenador aún no cuenta con mucha experiencia, sobre todo a nivel internacional, siempre debe tener un preparador físico con mucha experiencia al lado y así fue en mi llegada a Cienciano”, cuenta el ex campeón del mundo con River Plate de Argentina.

Cuando el profesor Alzamendi recuerda su etapa como DT de Cienciano es imposible no esbozar una sonrisa en su rostro, hecho que se hizo evidente durante la entrevista para Cienciano Leyendas.

“Cuando yo llegué ocurrió un hecho muy gracioso. Me hospedé en un hotel cerca a la plaza y me daban mate de coca y me pedían comer poco para que la altura no me choque, pero la verdad es que me adapté bárbaro”.

“Muchos no saben, pero el entrenador sufre más que los jugadores porque si bien ellos corren, pero el entrenador sufre, tiene mucho desgaste mental y eso sumado a los viajes, la altura, bajar al llano, etc, es muy complicado”, refiere Alzamendi, recordando su etapa como entrenador imperial.

Cabe resaltar que, cuando Antonio Alzamendi llegó al conjunto cusqueño, este marchaba en décimo lugar del torneo descentralizado y al final terminaron en la tercera casilla, muy cerca de clasificar a la Copa Libertadores, que en aquel entonces solo estaba reservada para los dos primer de la tabla.

Al ser consultado sobre la metodología que utilizó con el equipo y el grupo de jugadores que tuvo a su disposición, el otrora dt cusqueño refirió que, “cuando uno le va de frente a los jugadores ellos te respetan. Todos hemos sido jóvenes y uno quiere vivir la vida y eso está muy bien, pero con límites y eso fue lo que hicimos. Yo acompañaba a los jugadores en su día libre, pero después nos metíamos de lleno al entrenamiento”.

“Yo empecé a acomodar todo. No había un ambiente adecuado para que los jugadores pudieran cambiarse, estaba todo al revés, pero empezamos a ordenar todo. Yo tuve la suerte de poder llegarle a los jugadores y ellos me entendían a mí. Buscamos jugadores de la zona que en ese tiempo no tenían oportunidades y me dio resultados”, comenta Alzamendi.

Sobre su relación con los jugadores que dirigió y si mantiene contacto en la actualidad con alguno de ellos, el “Hormiga”, dijo que, “los jugadores me han agregado a un grupo de whatsapp y me saludan, me dicen profe Antonio, cuándo viene y es un respeto que uno se ha ganado en la vida. Yo les dije, gracias muchachos por permitirme dirigirlos y darme la oportunidad de mejorar como entrenador”.

Antes de despedirse, el profesor Alzamendi dejó un mensaje de aliento a los jugadores del actual plantel que disputan la Liga 1 y la Copa Sudamericana. “Quiero felicitar a los jugadores y al entrenador por volver a un torneo internacional. Crean en ustedes, trabajen duro. Si se lo proponen se pueden lograr muchas cosas, pero trabajar es fundamental”, enfatizó.

Oficina de Comunicaciones Club Cienciano

Compartir

AUSPICIADORES OFICIALES